lunes, 31 de octubre de 2011

La saga Twilight y el poder redentor del Amor

http://www.edwardybella.com/wp-content/gallery/portadas-de-crepusculo/crepusculo.jpg
Yo solía estar desconcertado por la quimera de la Saga Crepúsculo de Stephenie Meyer. Supuse que el cine y los libros fueron diseñados para las adolescentes y como una persona de mediana edad, no me parecian  una buena razón para leer acerca de los vampiros y los que los aman. Después de la insistencia de varias (aunque menos)  fans de Crepúsculo, he leído la serie y entiendo que esta historia de vampiros en particular tiene mucho que ofrecer en relación con el poder del amor para protegerse de la ansiedad sobre la muerte y el envejecimiento.
En mi opinión, las historias de Crepúsculo nos recuerdan que todo lo que tenemos es el aquí y ahora. Sin amor la vida es prácticamente insignificante, incluso si usted es un vampiro y vive para siempre.


El siguiente es un extracto de mi capítulo, Tracendencia y Crepúsculo: La fe en el amor, en el recientemente publicado The Psychology of Twilight , Smart Libros Pop / Benbella (2011).
La Saga Crepúsculo atrae a los diferentes lectores y   espectadores por  una variedad de razones, a los adolescentes encanta la forma en que se pueden identificar con la sexualidad floreciente de la protagonista y su torpeza subsiguiente, los jóvenes criados por padres menos-que-atentos se  pueden conectar con los sentimientos de quedarse solos por  cuenta propia, y los adultos suelen ser cautivados por las historias creativas y la  interminable trama y las sorpresas. Pero lo que yo diría que hace de Crepúsculo en un fenómeno internacional es la manera que todos podemos relacionarnos  psicológicamente con  Bella y su deseo de inmortalidad.
Su amor por Edward, aunque genuino, también sirve como un escape de todas las trampas de la existencia humana normal. A través de él, que espera ser salvada de los límites de la mortalidad, para encontrar refugio de la sensación con respecto a su cuerpo torturado y sus defectos psicológicos, y poder vivir para siempre, en la comodidad de quien  ella ama. El amor de Bella por Edward y su deseo de que la transforme es  su escudo de ansiedad ante la muerte.
La manera en que  Twilight representa el amor, como un vehículo para trascender la muerte es casi religioso, lo que podría explicar la forma en que Crepúsculo se pone en la piel y se queda con nosotros. Tanto la religión como Crepúsculo ofrecen una manera de trascender la muerte física y alcanzar la inmortalidad, y cuando comparamos las dos de esta manera, nos encontramos con una forma completamente diferente de entender a los seres sobrenaturales en los dos. Los aspectos más destacados de la religión y la historia de vampiros no son dogmas ni colmillos, sino el poder del amor. A través de esta lente, los vampiros no condenan el alma al infierno, sino más bien facilitan la entrada a la vida inmortal.
Bella es la base de Crepúsculo. Es su voz inquietante aún mas convincente y su punto de vista que enmarcan nuestra perspectiva. Hay mucho que gusta de Bella. Ella es atractiva, pero modesta. Ella comienza la saga como la recien llegada  en una nueva escuela, pero rápidamente se hace de amigos. Ella es demasiado inocente y consciente de su influencia sobre los demás. Y al igual que muchos de nosotros, ella está buscando un escape de las trampas tristes y angustiadas de la vida.
Como dice en el primer libro, Crepúsculo, con respecto a su nuevo hogar en Forks, “Usted nunca podía ver el cielo aquí, era como una jaula.” Está claro que Bella se siente atrapada y está buscando una salida. Estos sentimientos son comunes en los adolescentes, que quieren escapar de los límites impuestos por la autoridad paterna y el posterior confinamiento de sus familias. Todos hemos tenido  esta sensación de vez en cuando en la edad adulta, así, cuando la rutina y los aspectos poco atractivos del puerto de la vida cotidiana cuestionan el  significado, no sería maravilloso si pudiéramos encontrar a alguien que nos “salvara” a nosotros?
Entra el atractivo y misterioso Edward. El posee poderes   sobrenaturales y  se ve bien, es rico, y es aparentemente tan melancólico, irritable, y decepcionado de su existencia. Él es el compañero del alma de  Bella. La eventual realización de Bella de que Edward es un vampiro, aunque en un principio es emocionantemente aterrador, conduce a la posibilidad deseable de la transformación y la vida eterna a su lado.
Este romance es uno de los aspectos más emocionantes de la historia de Crepúsculo, la pasión creciente entre Bella y Edward capta el deseo urgente y fervoroso del amor juvenil. La pareja recuerda en  muchos de nosotros  los sentimientos que teníamos cuando inicialmente nos enamoramos: el sentimiento parece tan único y especial que es difícil imaginar que alguien más se  ha sentido así, y la química única entre Edward y Bella, nos permite sentir esa emoción mística y exuberante, una vez más. Y lo más importante, al igual que todas las parejas (especialmente las jóvenes) enamoradas, parece que estos sentimientos pueden durar para siempre. Es como si el amor pudiera  prevenir la muerte.
La ansiedad ante la muerte es un miedo humano básico. Dado que todos nosotros la experiencia tan vivo, con un sentido de nuestro cuerpo y nuestra conciencia tal como la conocemos, muchos de nosotros no podemos  imaginar cómo es la muerte. La ansiedad ante la muerte, en el sentido más básico, se refiere a esta idea, en realidad no saben qué es la muerte o lo que implica. A pesar de que podemos tener  las ideas religiosas (o no) sobre lo que implica la muerte y el más allá, en realidad no lo sabemos con certeza. Por lo tanto, en ausencia de datos objetivos sobre lo que sucede después de la muerte (y especialmente en la ausencia de ideas religiosas), tenemos la filosofía de la psicología y el psicoanálisis, que ayuda a aquellos de nosotros que experimentamos  temores sobre la muerte a  entender y llegar a un acuerdo con la finalidad de la vida.
Un punto de vista psicoanalítico sobre el miedo a la muerte que se conecta con el temor de perder a un ser querido: el miedo a la muerte puede ser considerado  como equivalente al miedo de perder a nuestros seres queridos. Jerry Piven, en su artículo, “El nacimiento, la muerte, el terror, y la Religión” en Psicoanálisis y pensamiento contemporáneo (2003), señala que debido a que los niños pequeños tienen miedo de perder a nuestros cuidadores, llegamos a “experimentar el amor y al ser amado como el límite entre la vida y la muerte. “Como los niños, que dependen de otros, y la pérdida de nuestros cuidadores nos hace vulnerables a la muerte, tanto en una manera simbolica  y una manera real.
La realidad de la muerte es el aspecto más preocupante y confuso de la existencia humana. Como seres humanos le damos a fondo (más que otros animales) y es el  accesorio que tenemos con otras personas y el significado que les damos lo que hace que la realidad de la condición humana sea un golpe aún mayor. La conciencia de la muerte hace que nuestro apego a los demás sea aún más complicado. Desde el nacimiento, somos conscientes del terror de la separación de aquellos que necesitamos y amamosr, porque la separación no sólo significa la pérdida de los que anhelamos, sino que también nos recuerda que estamos  en última instancia, solo en la muerte.
En cierto modo, Crepúsculo facilita nuestras preocupaciones sobre la muerte. La mordedura del vampiro no condena  el alma al infierno, sino que puede ofrecer la vida eterna con un ser querido. Es algo que mueve es algo  trascendente.
fuente psychcentral
gracias al aviso de mariana10um
traduccion+Via diariotwilight

Bella Hugs

No hay comentarios:

Publicar un comentario